La hora para dormir

La noche cae lentamente sobre la residencia Mortis, la más pequeña del hogar aún no ha terminado de jugar, pero sus padres con determinación la invitan a dormir, pues después de las siete de la noche ninguna alma puede deambular por la casa.

Con cierta incertidumbre ante peculiar petición, la pequeña niña opone resistencia. El reloj marca las 6:00 pm, aún están a tiempo, piensan los padres.

Frente al sonido del agua que sale del grifo la familia sus dientes limpia, parecen desesperados y la pequeña niña no comprende la petición antes dicha.

Afuera en el patio, un orificio cobra mayor dimensión, algo pronto emergerá.

6:30 pm.

Los padres toman a su pequeña y la meten en la cama, la cubren con gruesas sábanas y le besan su frente. La puerta se cierra. Los padres corren a su habitación y tomando medicamentos caen rendidos y a salvo.

7:00 pm.

 La pequeña niña desea un vaso de agua, sus padres no le responden por lo cual saliendo de su habitación camina hasta la cocina. Estando ahí comienza a llenar el vaso con agua del grifo, mientras observa el patio y aquel singular agujero.

El vaso se rompe, la niña corre a su habitación, cerrando la puerta se cubre luego con sus sábanas, se esfuerza por cerrar sus ojos y caer dormida, pero no lo logra, ha visto la razón por la cual debía dormir temprano.

La puerta de su habitación se abre, no son sus padres, al contrario se trata de una criatura esquelética, semejante a un anciano, calvo y con un tercer ojo, del cual irradia una potente luz. Sus pasos son torpes, parece olfatear algo, a alguien.

La niña finge dormir y en una actitud de inercia cierra sus ojos.

La criatura se acerca al borde de la cama, trepa por la pared e iluminando el rostro de la niña la observa dormir. Desilusionado piensa marcharse, pero la pequeña abre ligeramente uno de sus ojos y al ver aquel ser espeluznante, no puede contener su voz y emite un ahogado gritó, el cual solo hace que la criatura actúe con rapidez, pues sujetándola con sus enormes manos, le oprime con firmeza el cráneo, sus dedos son largos y con afiliadas garras, al igual que sus pies.

La arroja con brusquedad al suelo y encorvado se le acerca, la pequeña tiembla, se encuentra aterrada y los gritos de auxilio, no son escuchados.

 Intenta escapar, pero los brazos alargados de la criatura la sujetan, tomándola por una de sus piernas la arroja contra la venta, su cuerpo rompe el cristal, haciéndola caer del primer piso directamente al patio. Detrás de ella salta la criatura, la cual cae a su lado con sutil gracia. La pequeña gime de dolor, súplica una oportunidad, pues desde hoy dormirá a la hora acordada, pero aquella criatura la sujeta por el cuello y la arrastra hasta aquel orificio en el patio. Al llegar la levanta para observar el rostro agonizante y luego la deja caer, su cuerpo choca contra las paredes del orificio y al llegar al fondo sus piernas se rompen. Detrás desciende la criatura, la cual la sujeta por sus fracturadas extremidades y la conduce a lo profundo de la tierra donde seres infernales devoran a desobedientes infantes que no duermen a la hora acordada. Ahí abajo sólo se puede escuchar los gritos de los pequeños cuando sus extremidades son arrancadas y devorados en un frenético festín. 

0 Comments

Deja tu opinión!!

Sigue el Blog

Follow Rincón de Joss on WordPress.com

Suscríbete!!

Sígueme y encuentra tu próxima lectura!!

Pon tu email para que te lleguen las notificaciones.

Join 648 other subscribers

Cómprame un libro o un café

Categorías

Archivos

Prueba Kindle Unlimited

Regala Audible

Conversemos en Twitter

Pin It on Pinterest

Share This
%d bloggers like this: