Abuela

Los gemelos Harrison, Tom y Jerry, de 7 años.  Hijos de padres fanáticos de dicha serie, vivían en carne propia lo que aquellos personajes animados podrían realizar si fuesen reales, aunque lo eran, en los cuerpo de sus hijos.

Los gemelos solían romper las esculturas de porcelana que tan cuidadosamente su madre adquiría y ante cada cristal roto, comida derramada, ambos padres recurrirán a una sola amenaza. ” Los enviaremos con la abuela ” . Pero ¿Quién era aquella anciana, y porqué debían temerle?

Los gemelos nunca antes la habían conocido, sabían de su existencia sólo por aquellas amenazas, fuera de eso y una fotografía borrosa, no tenían ni idea de quién era ella. Aún así era la única forma para calmarlos.

Pero como la fábula que dice ” viene el lobo ” y éste nunca llega, sucedió lo mismo con aquella amenaza, la abuela nunca aparecía, es más ¿Y si no existía?

Cierto día, los gemelos hicieron una travesura memorable, digna de una buena paliza, si fuesen sus padres unos anticuados.

Los gemelos, tomaron una vela, y fingiendo ser bomberos, pretendían apagar el incendio, lamentablemente el fuego se extendió, la criada murió calcinada, pues los bomberos siempre rescatan a alguien y no era lógico que ella sola se salvase, por lo cual mientras dormía su siesta del medio día, la encerraron, evitando la posibilidad de escapar. Finalmente murió cuando el techo se colapsó y las llamas la consumieron.

La no tan inocente broma fue la gota que derramó el vaso, el cual había sido repuesto muchas otras veces.

Alzando la voz, como nunca antes el Sr Harrison lo había hecho, dispuso a cumplir con la amenaza, y como no había maletas por hacer, ya que el fuego consumió toda la casa, salieron esa misma tarde.

El camino era largo, la abuela vivía a las afueras de la ciudad. Su casa de madera estaba rodeada por un bosque y a un costado cruzaba un río muy turbulento.

El vehículo se detuvo, los niños aún no creían lo que sus ojos veían, una casa más pequeña que la de ellos y en un estado casi deplorable.

Las puertas del vehículo se cerraron de golpe, los niños bajaron, clamaron por otra oportunidad, pero su madre leyendo una nota en la puerta respondió.

« Aquí deben esperar, la abuela pronto vendrá »

Acto seguido, los padres partieron, jamás volvieron.

La noche estaba próxima, una luz parpadeaba y la abuela la puerta no abría.

Los gemelos se abrazaron cuando del bosque unos gruñidos escucharon. Y al acto de espaldas cayeron, pues la puerta sola se abrió.

« Hola» dijeron, y nadie respondió. Ambos entraron y a sus espaldas la puerta se cerró.

Húmedo el suelo estaba, un olor a podrido a sus narices les llegaba.

Los gemelos un sofá vieron, y la televisión encendieron.

Entonces una voz lúgubre les dijo.

« Mis nietos queridos » y al acto a la abuela observaron, su piel colgante, sus dientes en el estante, el pelo gris y enrollado, su mirada fija y sobre todo su cuello torcido.

«¿ Eres la abuela?» dijeron a coro los gemelos, y la anciana su brazo extendió, el sofá con su mano palmeo.

Los gemelos sus pantalones mojaron, no por falta de retención, sino porque el agua nauseabunda a sus rodillas llegaba.

«¿ Te sientes bien…abuela?» preguntaron.

Y unos ojos bajo el sofá despertaron, la anciana nuevamente el sofá palmeo y entre sus piernas un extraño libro colocó.

Que noche más larga pasarían los gemelos, que noche más oscura, pero sin duda nunca de la casa de la abuela escaparían. Pues la abuela ama a los niños traviesos, son ellos el aderezo de su vida, y el líquido nauseabundo que ante sus pies moja eternamente.


Si te gustó el corto puedes seguir a su autor en instagram : htpps://www.instagram.com/JMTulier

0 Comments

Deja tu opinión!!

Sigue el Blog

Follow Rincón de Joss on WordPress.com

Sígueme y encuentra tu próxima lectura!!

Pon tu email para que te lleguen las notificaciones.

Join 649 other subscribers

Categorías

Archivos

Conversemos en Twitter

Pin It on Pinterest

Share This
%d bloggers like this: